SLIDER

Mi Cocina - #antesydespues de los #rinconesVP

Dicen que la cocina es una de las partes más importantes de la casa... no sé si es verdad, pero sí sé que para mí es un espacio que me encanta y donde también me sentí siempre más libre de cambiar y jugar con la deco. Supongo que por eso empezamos por acá en esta recorrida por el túnel del tiempo de los #rinconesVP  que les presente la semana pasada

Creo que uno de los primeros muebles que compramos para esta casa apenas nos mudamos fueron la mesa y cuatro sillas para la cocina. Tenía otras cosas en mente (sillas Eames, una mesa más linda) pero el presupuesto acotado hizo que para zafar compráramos uno laqueado blanco acá en Tigre. Como verán más adelante las sillas cambiaron, pero la mesa, aunque hace rato la quiero cambiar todavía sigue y no me molesta tanto.


Por esos años (casi 8 años atrás! lo escribo y no lo creo!)  se me había dado por el rojo. Así que había varios detalles de ese color y hasta pinté una pared del pasillo donde también intervine las puertas del armario al que le decoupagée las puertas con unas servilletas de Ikea. Eran mis comienzos en la intervención de muebles y objetos y había que probar, en cualquier superficie!


Unos años después, llegaron unas sillitas Thonet soñadas. Y también llegaron mis ganas de erradicar el rojo para abrazar los pasteles. Colores pastel con los que pinté las sillas. Y que también pintaron la pared roja... porque no iba a tener sillas pasteles y pared roja, no?!



El poder del color! Es increíble lo que cambia un ambiente al pintar una pared o mueble de un color diferente. Los cambios de colores, también promueven el movimiento de objetos: se van unos,  se suman otros. Como pasó con unos cuadritos que hice con unas bolsitas de papel de los tés Kusmi Tea, que reemplazaron unas lindas fotos de callectitas de Paris, pero que tenían detalles rojos :)

Un año después de la llegada de los pasteles a mi cocina, sumé un sector de pared pizarrón. En ese rincón tuve pizarras más chicas, enmarcadas, pero me divertía sumar más superficie negra y me animé a pintar la pared. En la movida aproveché a agregar otro estante con maderas recicladas. Pueden ver el detalle en este post, que incluyó poner lindos los frascos, también reciclados. Todo lo que hay en esos estantes (yerba, té, café, semillas varias) son de uso casi diario, y para mí era oimportante que todo se viera en lindos frascos y latas ya que quedarían a la vista.



Ya más cercanos en el tiempo, la pared originalmente blanca que luego fue roja y luego verde pastel... volvió a ser blanca. En realidad, hizo trueque con las puertas del armario (las mismas que tenían découpage) que pasaron a ser verde menta. Un verde divino con el que también pinté la puerta de la cocina. Cambié los tiradores del armario por unos de vidrio de Anthropologie, se fueron los cuadritos y llegaron dos platos que me encantan!



Y ahora sí varios #antesydespues para jugar al juego de las diferencias en colores y detalles!





El año pasado pintamos la casa... y por primera vez, no modifiqué colores de la cocina! Los pintores repintaron todo de blanco, excepto las puertas verde menta. Personalmente amo las cocinas blancas con toques de color. En mi caso, y al menos en estos últimos años, me siento cómoda en los pasteles, los siento frescos y que van conmigo y todos los detalles que me gustan como botellas y transparencias varias, cerámica, etc. De todos modos, acá pudieron ver el mismo ambiente con otros tonos. Todo es cuestión de gustos!



Ahora en este 2018 se viene algún mini cambio... más que nada porque las sillas (que tienen bastante uso) necesitan que las repinte después de varios años. Qué color?! No hay dudas de que me mantengo con pasteles. El tema es si los mismos u otros y cómo las pinto... pero eso ya es para otro post! Creo que por hoy, tenemos suficientes #antesydespués


Espero les haya gustado este "viaje" por mi cocina, que los anime a cambiar y probar. Como ven no hay nada definitivo, justamente lo genial de la decoración es poderla adaptar a nuestros gustos y necesidades a medida que pasa el tiempo. Y como les decía en el post anterior, disfrutemos SIEMPRE cada etapa de nuestro hogar, que es también un pedacito de cada etapa de nuestra vida.

Buena semana!



* Todas las fotos son mías, excepto la última, sacada por Santiago Ciuffo para Revista Living, Noviembre 2017 - estilismo de Ana Markarian y Karina Contini

* Más info:
Casas en Movimiento: el #antesydespues de los #rinconesVP

6 comentarios

  1. A mi personalmente me gustaron todos los antes y después!��

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los cambios, los miro y admiro a quienes se animan. Quizás con éste post me anime a realizar esos cambios que ando necesitando. hace como 15 años que vivimos en ésta casa, y sigo con los mismos muebles y en el mismo lugar!!! Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno lo que compartís! Empezá por cosas chiquitas, un color en alguna puerta si no te animás en las paredes. O cortinas o almohadones nuevos... y después es mucho más fácil una vez que empezás. Suerte!

      Eliminar
  3. Vero como se mueve tu cocina...jejeje...me gusta mas el ahora, creo que los colores pastel le dan mas luz.
    Nunca me ha gustado el rojo para decorar.
    Seguro que las sillas las dejas lindas...me gusta el verde menta de las puertas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. querida veronique, cuanto color en movimiento, los pasteles son muy lindos para ese ambiente, y veremos como quedan las sillas con nuevo look!!!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar y dejar tu comentario!

© Vero Palazzo - Home Deco • Theme by Maira G.